Fanø, una isla con mucho encanto

bicicletas en Fano

¿Cómo llegar a Fanø?

Fanø es una pequeña isla danesa que se encuentra al sur de Jutlandia, en el Mar de Wadden. Para llegar a la isla hay que coger un ferry en Esbjerg, que tarda aproximadamente unos 12 minutos en dejarte en el  pueblo de Nordby. El encantador paisaje de la isla está formado por playas,  dunas, bosquecillos de arbustos y pequeños árboles y vastas zonas de marismas.

Vistas de Nordby desde el ferry
Llegando con el ferry a Nordby – CC RM

Recorre la isla en bicicleta

Este verano llegué a Fanø con una idea fija en la cabeza, tenía que conseguir ver focas. Fue la expedición 2.0 fallida (la expedición 1.0 fue en el norte de Escocia, también fallida). Para ver focas en Fanø había que llegar  al banco de arena de Galgerev,  cerca de la población de Sønderho. Está en el extremo apuesto de la isla donde te deja el ferry. Pero ese día la marea bajaba a las 19:30 de la tarde, hora en la que ya estaríamos de vuelta en el continente. Y el banco de arena estaba inundado cuando llegamos allí. Como siempre acabo diciendo… otra vez será…

Anochecer en Sønderho con casas típicas y la luna al fondo
Casas en Sønderho – by rogiro
Muelle de madera sobre el agua en En Sønderho
En Sønderho – CC RM
Bicicletas delante del banco de Galgerev
Con nuestras bicicletas en frente del banco de arena de Galgerev – CC RM

De todas maneras la visita a la isla valió la pena. De momento ya la he añadido a uno de mis top 10 como lugar idílico para vivir. Quizá fue cruzar tranquilamente la isla en bicicleta (en Dinamarca el carril bici es omnipresente), o la arquitectura de cuento de sus cottages, con  tejados de paja contrastando con coloridas paredes rojas o amarillas. Inolvidable el trayecto desde Sønderho hasta las marismas donde se encuentra el banco de Galgerev. Las casitas se levantan solitarias en las dunas coronadas por una vegetación muy característica, la Ammophila.

Costa de Fanø salpicada de ammophila sobre la arena
Costa de Fanø – by Kuemmi

Una leyenda

Hasta 1741 Fanø pertenecía al rey de Dinamarca, que en una situación de apuro económico la sacó a subasta. Fueron los propios habitantes de Fanø los que la compraron, momento desde el cual la isla comenzó a prosperar. El rey dio permiso a los residentes de la isla para la construcción de barcos, y de 1741 a 1900 se construyeron unos 1.000 navíos. Gracias a la prosperidad que trajo el negocio a la isla, sus habitantes empezaron a construir preciosas casas, muchas de las cuales todavía hoy siguen en pie.

Arquitectura típica en la isla de Fanø, Dinamarca
Casas en Fanø – by g.gregorini

Según una leyenda local, los habitantes de Fanø estaban convencidos de que al salir a subasta su isla iba a ser comprada por los adinerados mercaderes de Ribe. Trazaron un plan. La víspera de la subasta enviaron a las mujeres más guapas de la isla a Ribe, para que consiguieran emborrachar a los mercaderes  y en un momento de distracción atrasaran sus relojes una hora. Se dice que al día siguiente sólo aparecieron en la subasta los isleños y un hombre de Tønder (que fue sacado de la sala por la multitud). Pero dejando leyendas a parte, los habitantes de Fanø fueron capaces de reunir suficiente dinero como para comprar su propia isla a la corona. Y durante 150 años poseyeron la flota más grande de Dinamarca fuera de Copenhagen.

Anochecer en la isla de Fano, Dinamarca
Anochecer en la isla – by Soren Rasmussen

3 Replies to “Fanø, una isla con mucho encanto”

  1. Impresionantes las fotos, realmente parece un lugar tranquilo para vivir

  2. Me encantó ver las fotos de esta isla bella donde trabajé en el verano de 1964 en el Hotel Kongen af Danmark. Gracias por hacerme recordar aquellos estupendos momentos vividos allí.

  3. Charles Love Hewitt dice: Responder

    Me encantó ver las fotos y leer los comentarios.
    Trabajé en esta isla durante el verano de 1964 en el Hotel af Danmark.

Deja un comentario